La alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU), solicita la colaboración de todos los trabajadores municipales para contener los gastos de energía eléctrica. En una comunicación enviada a todos los departamentos municipales, la alcaldesa reclama la colaboración “a todos y cada uno de los trabajadores municipales, encendiendo solamente las luces que se necesiten y dejando todo apagado al finalizar la jornada laboral: luces, ordenadores, impresoras, estufas, ventiladores”, entre otras medidas.
La comunicación de la alcaldesa se comenzó a repartir ayer entre los trabajadores de la Casa Consistorial, la piscina, el polideportivo, el centro cultural Valey y las bibliotecas públicas del concejo. Además de en todos aquellos equipamientos municipales en los que el pago de la electricidad corre a cargo de las arcas municipales.
El gasto eléctrico es un serio problema de la economía local. El Ayuntamiento gasta al año un millón de euros en electricidad y no ve perspectivas de conseguir rebajar esa cantidad. Recientemente se adjudicó el contrato del suministro eléctrico para 2012 a la empresa catalana Aura Energía por 967.601 euros.