La capilla de San Adriano se quedó pequeña para acoger a la gran cantidad de fieles que acudieron ayer por la tarde a la misa de los enfermos, con la que arrancaron las fiestas de la localidad que hoy llegan a su día grande. El Orfeón de Castrillón participó en la misa cantada en la que se impartió también el sacramento de la Unción de los enfermos. Asimismo, durante toda la tarde, los fieles llenaron la ermita para realizar el rito de “pasar las cadenas” al que se le atribuyen poderes curativos.

Los actos lúdicos también contaron con una gran participación de vecinos del concejo y visitantes que llegaron a San Adriano animados por el buen tiempo. Muchos participantes aprovecharon la entrega del bollo preñao y la botella de vino que realizó la asociación de vecinos entre sus socios, para merendar en la campa junto a la ermita en la que también se celebró la romería que animaron la orquesta “Cabaret” y el dúo “Paraíso”.

Los actos de hoy comienzan a las once y cuarto de la mañana, hora en la que los peregrinos se reunirán en la plaza de Europa de Piedras Blancas para realizar a pie, a caballo o en bicicleta, el camino hasta la capilla de San Adriano. En la Cruz de las Vallinas se juntarán con los que partan de otras zonas del concejo. Los romeros serán recibidos en la campa y se les entregará agua, pan y vino para que se recuperen de la caminata antes del inicio de la misa solemne previsto para la una de la tarde y en la que participará la banda de gaitas de Castrillón, que también animará la procesión.

La comida popular se celebrará en una carpa en la que el Ayuntamiento instaló mesas y sillas y que tiene capacidad para 500 personas. Una misa rezada a las seis de la tarde cerrará los actos religiosos y la romería los actos lúdicos.