Juventudes Socialistas de Castrillón se ha solidarizado con las familias que residen en las viviendas de promoción pública de Salinas “ante el acoso y derribo que están sufriendo por parte de la asociación de vecinos de la localidad”. La organización juvenil afín al PSOE sostiene que “Amigos de Salinas” dejaría de batallar contra el edificio “si se ceden los bajos comerciales a la asociación”.

“Quiero preguntarle al presidente de la asociación, Eloy Martínez Argüelles, el por qué de tanto daño gratuito a esas familias que por su situación lo único que deberían hacer es vivir tranquilamente y felices”, señaló el secretario general de Juventudes Socialistas de Castrillón, David Osorio Lantarón.

El Principado gastó casi siete millones de euros en las construcción de 92 pisos en Salinas en el solar de la calle Doctor Carreño que ocupaba la plaza de abastos de la localidad y que fue demolida tras la cesión del suelo de propiedad municipal al Principado, a cambio de que los bajos comerciales fuesen cedidos al Ayuntamiento para equipamiento público. Las viviendas fueron entregadas en régimen de alquiler a vecinos del concejo menores de 35 años el 23 de diciembre del año pasado.

“Amigos de Salinas” se opuso al proyecto desde el principio por considerar que los pisos no eran equipamiento público, que era la calificación de la parcela en el Plan General de Ordenación Urbana. El entonces gobierno municipal de IU y PSOE aprobó una modificación puntual del Plan urbano que contó con el visto bueno de la Comisión de urbanismo y ordenación del territorio de Asturias (Cuota). “Amigos de Salinas” presentó un recurso contencioso administrativo y una sentencia de marzo pasado le dio la razón y anuló la modificación puntual.

Un portavoz del gobierno local de IU aseguró ayer que, la ejecución de la sentencia que reclama la asociación de vecinos, es un mero trámite. “El edifico ahora está fuera de ordenación pero en la próxima revisión del Plan urbano lo incluimos”, dijo.

“Apoyamos incondicionalmente a los inquilinos que están recibiendo un acoso y derribo por parte de la asociación de vecinos de Salinas. El presidente de la entidad que explique a qué se debe su comportamiento porque creemos que si le ceden los bajos del edificio cambiaría totalmente su argumentación y pasaría a no desagradarle el inmueble”, manifestó ayer David Osorio.

La Consejería de Vivienda, explicó que la cesión de los bajos comerciales al Ayuntamiento de Castrillón se realizará en las próximas semanas una vez tenga el principado la escritura pública.

Asimismo, el principado tiene previsto adjudicar la explotación de los garajes, a los que tendrán preferencia los inquilinos, cuando cuente con crédito presupuestario suficiente para el acondicionamiento de los locales y la tramitación de las adjudicaciones.