El desánimo ha vuelto a los vecinos afectados por la paralización de las obras de saneamiento en Pillarno y Quiloño, al comprobar que la fecha que el Principado había dado para la reanudación de los trabajos no se ha cumplido. Tras la paralización de las obras hace un año por el entonces Gobierno regional de Foro Asturias, el nuevo ejecutivo asturiano del PSOE anunció hace unos meses que los trabajos se reanudarían a más tardar en noviembre, pero todo sigue igual. Hace un año quedó todo parado y así sigue. En El Llordal se instalaron las tuberías pero se taparon las zanjas y no se realizaron las conexiones. Algunas viviendas de las parroquias de Pillarno y Quiloño no tienen pozos negros ni posibilidad de controlar el vertido de fecales.

La reanudación de las obras estaba prevista para el pasado mes de noviembre ya que el Principado proyectaba pagar las expropiaciones de los terrenos afectados en octubre. Finalmente los plazos no se han cumplido. Los presupuestos regionales para 2013 incluyen una partida de 1.236.304 euros para el saneamiento de Pillarno y Quiloño.

Las obras fueron adjudicadas en junio de 2010 a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Corsán Covian Construcciones, S.A. y a Sánchez Lago, S.L. por un importe de 4.361.411 euros y un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que los trabajos deberían haber finalizado hace un año. Pero en noviembre de 2011, con Foro en el Gobierno regional, la consejería de Fomento recortó proyectos de la Junta de Saneamiento. Para el saneamiento castrillonense figuraba un “tijeretazo” de 3,6 millones de euros.

El 70 por ciento del coste de las obras lo financia el Gobierno regional a través del programa Feder de la Unión Europea y el 30 por ciento restante corre a cargo del Ministerio de Medio Ambiente.