El Ayuntamiento de Castrillón ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil por utilizar el servicio de aguas municipales para lo que la Policía Local considera «un intento de estafa». Asimismo, Aqualia, la empresa adjudicataria del servicio municipal de aguas, rechazó ayer en un comunicado tener nada que ver con el asunto.

«Los vecinos siguen recibiendo llamadas telefónicas para concertar la instalación de filtros en los grifos para el ahorro de agua. Hemos conseguido el nombre de la empresa y los teléfonos pero no atienden las llamadas», aseguró ayer una fuente policial que confía en esclarecer los hechos en las próximas horas.

Los presuntos estafadores, un hombre y una mujer según los denunciantes, llaman primero por teléfono al domicilio de la posible víctima y le preguntan por el número de residentes en el domicilio. Después se presentan en la vivienda para instalar los filtros. «Durante el día de hoy (por ayer jueves) seguimos recibiendo llamadas de vecinos que han sido contactados. En la mayoría de los casos se trata de mujeres mayores que viven solas», señaló la misma fuente policial.

Aqualia, en el comunicado que hizo público ayer aseguró que «en ningún caso la empresa utiliza sus visitas para la venta de ningún producto o servicio». «Aqualia, en su compromiso de calidad, analiza el agua de la red de distribución en los puntos habilitados para ello, sin necesidad de acceder al interior de las viviendas. En el caso de reparación, renovación de contadores o toma de lectura, los operarios realizan las tareas debidamente identificados con uniformes y una tarjeta acreditativa», indicó la empresa. Los vecinos que estén interesados en realizar cualquier consulta pueden personarse en las oficinas de la empresa ubicadas en el número 21 de la calle Gijón de Piedras Blancas.

La Policía Local también ha recomendado a los vecinos que ante cualquier duda se pongan en contactos con los agentes castrillonenses. «Solo queremos que se aclare el asunto y tranquilizar a los vecinos», dijo una fuente municipal.