El temporal marítimo que ayer afectó al Cantábrico y al litoral castrillonenses con olas de más de siete metros, obligó al cierre del Museo de Anclas Philippe Cousteau de La Peñona y la playa del Dólar. El oleaje afectó durante toda la jornada a las playas castrillonenses que no se han recuperado aún de las riadas del fin de semana que han dejado los arenales llenos de ramas de árboles y basura. La Peñona y la playa del Dólar se cerraron ayer poco antes de la pleamar de la una y media de la tarde y el cierre se mantuvo por la noche ya que la pleamar prevista para después de la una de la madrugada anunciaba un oleaje aún mayor que el diurno, según fuentes de la Policía Local.

Asimismo, durante la tarde de ayer, los operarios del refuerzo de limpieza de playas decidido por Daorje, la empresa que gestiona el servicio municipal de limpieza se vieron en dificultades para retirar los troncos y la basura de las playas de Salinas, El Espartal y San Juan. La mar sigue depositando en las playas los restos de las riadas sobre todo del Nalón. El temporal también afectó al litoral oriental castrillonense ya que el oleaje castigó la playa y el dique de San Juan de Nieva.

La alcaldesa, aseguró ayer que pese a los esfuerzo del Ayuntamiento y de Daorje, será necesario que el Ministerio de Medio Ambiente acometa la limpieza de las playas en las que se concentran toneladas de madera. Además, la Confederación Hidrográfica, dijo, deberá hacerse cargo de la limpieza de los ríos para evitar las inundaciones de fincas y viviendas que el fin de semana sufrieron los vecinos de Raíces Viejo y de Santiago del Monte. “Confiamos que para Semana Santa, a finales de mayo, las playas castrillonenses estén limpias y en buen estado, como estaban antes de las riadas”, concluyó.