Los recortes económicos también afectan a la retirada de las playas de los troncos y basura que inundan los arenales tras los últimos temporales. La alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU), arremetió ayer contra la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, tras serle denegada la solicitud de ayuda para limpiar los arenales castrillonenses.

“Costas no tiene previsto limpiar las playas pues dice que no tiene disponibilidad económica y que la competencia es de los ayuntamientos. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo pero, tampoco tenemos ni disponibilidad económica ni maquinaria para retirar la madera del Nalón que llegó a nuestras playas. Si el Ministerio no tiene dinero que pague la Confederación Hidrográfica que es la responsable de los restos que hay en los arenales por no limpiar los ríos antes de los temporales invernales”, afirmó la alcaldesa.

Vallina, mantuvo ayer contactos telefónicos con el director general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Pablo Saavedra, al que traslado el problema castrillonense que también padecen la mayoría de los municipios costeros asturianos. «En las anteriores riadas fuertes, en junio de 2010, cuando era delegado del Gobierno, Antonio Trevín (PSOE) y también hace un año, con Gabino de Lorenzo (PP), al frente de la delegación, la Administración central contrató a la empresa Tragsa para limpiar las playas», dijo.

La alcaldesa manifestó que desde el Ayuntamiento se ha intensificado la limpieza. «La empresa Daorje, que gestiona el servicio municipal de limpieza, recogida de basura y mantenimiento de playas, ha incrementado el personal para adecentar Salinas y San Juan, en principio. Pero eso nos cuesta dinero porque los restos que se recogen hay que llevarlos a Cogersa y hay que pagar ese servicio», indicó. Vallina, explicó que ni Daorje ni el Ayuntamiento cuentan con la maquinaria necesario para sacar de las playas los troncos de grandes dimensiones que los temporales están depositando en los arenales procedente de las riadas.