Noticia de La Nueva España

La alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU), ya piensa en presentar un año más el presupuesto municipal ligado a una cuestión de confianza ante la falta de acuerdo con el PP para sacar adelante las cuentas municipales de 2014. Vallina señaló ayer que las probabilidades de que eso suceda son “muchas”. El gobierno local lleva varios días negociando con el PP el presupuesto pero aunque ambas partes volverán a verse la semana próxima pocos confían en que el acuerdo sea posible. Hay varias circunstancias que alejan el acuerdo; además de las económicas -pues los populares piden el incremento de casi el 20 por ciento en el capítulo de inversiones- están las políticas. Miembros del PP local no esconden su malestar con la decisión de facilitar a IU, con la abstención en el Pleno, la aprobación de las ordenanzas fiscales municipales de 2014. Muchos menos apoyan hacer lo mismo con el presupuesto.

En Castrillón, IU y PP sopesaron la posibilidad de que el acuerdo del Ayuntamiento de Oviedo pudiera ayudar a hacer lo propio en el concejo aunque cambiando el orden de los protagonistas. El alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo (PP), logró aprobar el presupuesto local gracias a un acuerdo que alcanzó con el portavoz de IU, Roberto Sánchez Ramos, “Rivi”; la coalición se abstuvo en el Pleno y allanó así el camino a los populares.

La negociación que la alcaldesa y la concejala de Hacienda y Patrimonio, Yasmina Triguero, han mantenido durante las últimas semanas con el portavoz municipal del PP, Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones, y los concejales, Esther Zapico y Juan Jonás Casares, pese a que se desarrolló en un marco de acercamiento no ha dado los resultados deseados; aún así la decisión final por parte del PP no está tomada. El presupuesto que presentó IU asciende a casi 20 millones de euros, casi el 10 por ciento más que el de 2013. De esa cantidad, la partida de inversiones asciende a 656.099 euros, mientras que en la contrapropuesta del PP la cantidad para inversiones es de 780.000 euros.

La alcaldesa, según sus previsiones, volverá a acudir a la cuestión de confianza pues IU gobierna en minoría con ocho de los 21 concejales de la Corporación. Vallina tiene previsto llevar el presupuesto al Pleno del próximo día 30. Si pierde la confianza, los grupos de la oposición -el PP (seis concejales), Foro (tres concejales), el PSOE (tres concejales) y el edil no adscrito- tendrán un mes para presentar una moción de censura a la alcaldesa y un presupuesto alternativo. En caso contrario, transcurrido ese plazo quedará aprobado automáticamente el presupuesto de IU.

La moción de censura tendrá que estar firmada por un grupo de 12 concejales, por lo que el PP, sería el protagonista imprescindible de esta maniobra.