El Club Náutico de Salinas está a la espera de que el Ayuntamiento de Castrillón le conceda la licencia para iniciar las obras de reparación de la fachada del edificio principal.
Una sentencia emitida en marzo de 2011 por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Avilés condena a la empresa constructora, al aparejador y a los arquitectos: “a realizar las obras necesarias para la reparación y subsanación de tales deficiencias, consistentes en el desprendimiento de un buen número de las baldosas que forman el revestimiento”.
El plazo concedido para ejecutar la sentencia concluyó sin que las obras comenzaran, y la directiva del Náutico ha decidido afrontarlas por su cuenta, para posteriormente reclamar vía judicial el reintegro de la inversión.