La urbanización de El Vallín, el área de Piedras Blancas en la que se prevé la construcción de cerca de 900 viviendas, tendrá un coste aproximado de 9 millones de euros y podrá comenzar en un plazo de dos años. Así lo esperan al menos los promotores de esta urbanización, que completan estas semanas el proyecto de actuación una vez que cuentan ya con la aprobación definitiva del plan urbanístico.

La tramitación de este plan ha recorrido ya su camino más tortuoso, aquel en el que todas las administraciones implicadas, local, regional y nacional, deben emitir informes y plantear cambios al proyecto. Ahora, con la pelota en el tejado de los promotores de la actuación, se espera un recorrido más ágil que permita que el suelo esté en condiciones de ser desarrollado en el plazo de dos años.

El plan de actuación es el paso previo a la formación de la Junta de Compensación, el organismo que reúne a todos los propietarios para proceder al reparto de parcelas de acuerdo a los derechos de cada uno y a la nueva ordenación del territorio. Del avance de este plan depende la cesión de los terrenos que servirán para construir el vial que servirá de circunvalación de Piedras Blancas, una vía que ofrecerá una salida alternativa al tráfico desde la zona de El Pontón hasta La Vegona. Además de esta infraestructura queda pendiente también la cesión de terrenos al Ayuntamiento, donde se preveía la construcción de vivienda protegida.

La mayor parte de las viviendas de El Vallín serán pisos en altura. El proyecto también contempla la construcción de otras denominadas “de baja densidad”, casas unifamiliares de escasa altura y chalés adosados. También se incluyen en el proyecto zonas deportivas y espacios verdes que cambiarán el aspecto de la capital del concejo.

El otro gran proyecto urbanístico de Piedras Blancas, el de San Francisco, lleva un ritmo de tramitación similar al de El Vallín. Con la Junta de Compensación próxima a formarse, los promotores manejan un plazo similar para que el suelo esté disponible para el inicio de la urbanización. Los costes en este caso superarán los dos millones de euros para una zona en la que se prevé construir unas cien viviendas protegidas y cerca de doscientas libres. La gran mayoría serán pisos en altura.