El Ayuntamiento de Castrillón quiere impulsar la senda verde del agua, una de las infraestructuras medioambientales del concejo que discurre paralela al canal del Narcea y que no tiene la afluencia turística de otras zonas como la senda norte o las sendas fluviales. La inversión que acometió hace un par de años el Principado para el proyecto, cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, superó los dos millones de euros para el tramo total de la senda verde del agua de casi 25 kilómetros y que atraviesa los concejos de Corvera, Illas, Castrillón y Soto del Barco. El tramo de Castrillón es de más de 10 kilómetros de longitud, desde Pillarno hasta las inmediaciones de La Ferrería, ya en el municipio de Soto del Barco.

Para animar la utilización de la senda verde del agua, el Ayuntamiento repartirá trípticos informativos en las oficinas de turismo y en los edificios públicos. Además, el itinerario de la ruta puede consultarse en internet ya que hay varias páginas web sobre el espacio medioambiental. La senda está habilitada para poder realizarse a pie o en bicicleta y el tiempo estimado entre El Cuadro (Pillarno) y la estación de Feve de Soto del Barco es de unas tres horas y media.

El canal del Narcea se puso en servicio en marzo de 1965 para abastecer a Ensidesa. La obra estaba diseñada para bombear 4.000 litros por segundo del río Narcea en Quinzanas (Pravia) y a través del canal el agua llegaba al pantano de Trasona, distante 27 kilómetros, en tramos que incluían túneles y acueductos.

La ruta en Castrillón arranca en El Cuadro (Pillarno) y va hacia Pipe y Meruxeas, por caminos y sendas de madera. En Meruxeras el camino sube hasta la carretera que une Llodares con Ramera de Abajo y después continúa en dirección a La Ferrería (Soto del Barco).

“El camino está bien señalizado, hay tramos de pistas, otros hormigonados o asfaltados y pasarelas de madera, la dificultad no es mucha para los caminantes o cicloturistas y el paisaje es asombrosos”, sostiene responsables municipales. La senda verde del agua tiene un centro de interpretación en Molleda (Corvera) pero está destinado a otros usos desde hace tiempo.