Los 120 afiliados de PSOE en Castrillón elegirán hoy la junta directiva que en un principio llevará las riendas de la agrupación local durante los próximos cuatro años. Al final no hubo lista de consenso, así que podrán elegir entre dos candidaturas, encabezadas por Ignacio Granda Arriarán y Jesús Cabrales. La asamblea comenzará a las siete y media de la tarde en la Casa del Pueblo de Piedras Blancas.

Las dos partes se acusan de haber roto el frágil consenso que se habría alcanzado tras meses de negociaciones, que habrían dado como fruto una lista en la que estarían representadas las dos grandes familias del PSOE castrillonense. La última reunión se celebró anoche, pero no sirvió más que para abrir la brecha que separa a ambas candidaturas.

Por un lado, la lista afín a la junta gestora y a los tres concejales que forman el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Castrillón, Manuel Ángel Fernández Galán, María Jesús Rossell y Bernabé Peña, abiertamente reacios a reeditar el pacto de gobierno que durante buena parte de la pasada legislatura mantuvieron PSOE e Izquierda Unida. Su cabeza de lista es Jesús Cabrales.

Por el otro, la de Granda Arriarán, vinculada a Amado González, secretario comarcal de UGT. En este sentido, el sindicato hizo público ayer un comunicado en el que afirma que no apoya “a ningún candidato a la secretaría general del PSOE de Castrillón, independientemente de que Amado González, a nivel individual y como a filiado de esta agrupación, se incline por el candidato Ignacio Granda”.

A partir de ahí, UGT acusa directamente a “algunos concejales del grupo municipal socialista y al mismo tiempo miembros de la comisión gestora” de “romper el consenso, que en un principio parecía haberse establecido, y todo ello motivado por querer excluir a una de las partes”, la abanderada por Ignacio Granda, quien “fiel a su principio de intentar consensuar, se negó”.

Los a filiados tienen la última palabra.