Once meses de espera y una manifestación después, el telecentro de Salinas recupera hoy su actividad. El equipamiento permanecía cerrado desde el 1 de enero, después de que el Principado decidiese retirar la subvención de 27.000 euros con los que se financiaba.

Tanto el Partido Popular como Foro habían acusado a la alcaldesa, Ángela Vallina, de no tener intención de volver a reabrirlo, y más después de que el juez ratificase como improcedente el despido del trabajador que lo atendía, obligando al Ayuntamiento a abonarle los salarios que dejó de percibir desde el despido hasta la readmisión en abril de este año.

“La resolución está firmada, después de que se hiciese firme la sentencia que definitivamente obliga a readmitir al trabajador que atendía el servicio, y que no era del Ayuntamiento, sino del Principado”, recordó la propia Vallina a finales del pasado mes de octubre. En sus argumentos, la alcaldesa había indicado anteriormente que la reapertura generaría un gasto innecesario de luz y de calefacción, algo que según el PP era “una disculpa peregrina”.

La reapertura del equipamiento se ha convertido ya en una cuestión política, ya que el portavoz popular, Jesús Pablo González Nuevo Quiñones, pidió la dimisión de Vallina por no incluir en el orden del día del último Pleno una moción en la que los populares solicitaban la reapertura “inmediata” del telecentro de Salinas. El PP calificó tal decisión de “cacicada”.

Sin embargo, la alcaldesa reprobó la actitud del portavoz del PP indicando que “si no se ha enterado de la resolución que dispone la apertura del telecentro es porque ni siquiera se ha dignado a preguntar. Yo también pido que dimita, por su dejadez”, añadió. En cuanto al telecentro, la alcaldesa aclaró que “si no abre antes es porque el trabajador está de vacaciones, y volverá el 5 de noviembre”.

La asociación de vecinos Amigos de Salinas organizó una concentración en abril para protestar por el cierre y exigir la reapertura.