Un argayo de grandes dimensiones, de la ladera de Pinos Altos, corta un carril de la Avenida Juan Sitges de Salinas y otros de menor dimensión, cerca de la locomotora “Rojillín” que hace las veces de oficina municipal de turismo y ayer permaneció cerrada.

El concejal de Obras del Ayuntamiento de Castrillón, José Luís Garrido, señaló que la ladera de Pinos Altos es de propiedad privada y que el gobierno sopesará reclamar a los propietarios el coste de la limpieza de la clazada que es propiedad municipal.

La ladera de Pinos Altos es de varios propietarios, unas zonas son de Asturiana de Zinc (AZSA), otras de Canteras Mota y otras de particulares, y esto impide acometer una actuación medioambiental que evite los desprendimientos de tierra.