Noticia de La Nueva España

La ladera de Pinos Altos en Salinas continua padeciendo desprendimientos de tierra pese a los últimos trabajos de refuerzo de la valla de contención. Ahora los vecinos han dado la voz de alarma por las grietas que están apareciendo en el muro que hay al pie del talud en todo el tramo de la calle Juan Sitges. “Los técnicos municipales deberían vigilar el muro para saber si las grietas crecen o se mantienen. Si el muro se derrumba el problema puede ser muy grande”, señaló ayer un vecino de la localidad.

Los residentes sostienen que la inestabilidad de la ladera es cada día más alarmante. “Se reparó hace unos días la zona en la que se produjo el argayo en mayo que obligó a cortar el túnel de Arnao durante meses y, a solo unos metros se ha tenido que cortar un carril de la calzada porque la tierra sigue cayendo”, explicaron los vecinos. La calle Juan Sitges limita por el sur con el talud de Pinos Altos y por el norte con el paseo marítimo. “Es una zona por la que pasea mucha gente y hay que controlar que no ocurra algo irreparable”, reclamaron los vecinos.

Los desprendimientos de tierra se producen en todo el contorno de la ladera, desde Salinas hasta Arnao. “Las grietas en el muro del talud son más visibles en la zona oeste, la más cercana a la boca del túnel de Arnao”, denunciaron los residentes. En los últimos días, además de la tierra, arroya por varias zonas diferentes de la ladera de Pinos Altos gran cantidad de agua. “Habría que haber drenado el terreno o plantado árboles en la zona superior de Pinos Altos para evitar los problemas que ahora sufrimos y que pueden ir a más”, concluyeron los vecinos.